Tratamientos de Alta Complejidad

Fertilización asistida: In vitro (IVF) o ICSI

Se refiere a realizar la fecundación (unión de espermio y ovocito) fuera de ambiente intrauterino, para luego el embrión ya formado, colocarlo con cánulas especiales dentro del útero

Existen dos mas utilizadas, FIV propiamente tal, en la cual se requiere de tener una obstención de folículos y espermios adecuados para que éstos puedan penetrar por si sólo al ovulo.

Frente a factor masculino severo o que los espermios por distintos test (Fragmetación o HAB), se realiza ICSI, en el cual mediante un Micromanipulador, se selecciona el mejr espermio y se inyecta denro del ovocito.

Los resultados de este tratamiento, dependen directamente de la edad del ovocito, cayendo abruptamente sus resultados despuesde los 37 años.

Para ello requiere someterse a la pareja a una preparación y seguimiento muy precisos. En esta etapa es donde se puede criopreservar embriones, criopresrvar ovocitos, estudio genético embrionario.

Preservación de la Fertilidad

Consiste, básicamente, en hiperestimular la ovulación para obtener ovocitos maduros, que serán aspirados mediante punción ovárica y luego vitrificados (congelados) para su preservación. Esta técnica nos da la posibilidad de postergar el momento de la maternidad a todas aquellas mujeres que así lo requieran. Está indicado en pacientes con riesgo de pérdida de la reserva ovárica (pacientes que recibirán tratamiento con quimioterapia o radioterapia), enfermedades autoinmunes, trasplantes de médula ósea o mujeres con riesgo de cirugía ovárica repetida, como la endometriosis. También es útil para mujeres que deciden retrasar su maternidad por diversas razones o porque sus circunstancias económicas o laborales se lo exigen.

Existen dos mas utilizadas, FIV propiamente tal, en la cual se requiere de tener una obstención de folículos y espermios adecuados para que éstos puedan penetrar por si sólo al ovulo.

Frente a factor masculino severo o que los espermios por distintos test (Fragmetación o HAB), se realiza ICSI, en el cual mediante un Micromanipulador, se selecciona el mejr espermio y se inyecta denro del ovocito.

Los resultados de este tratamiento, dependen directamente de la edad del ovocito, cayendo abruptamente sus resultados despuesde los 37 años.

Para ello requiere someterse a la pareja a una preparación y seguimiento muy precisos. En esta etapa es donde se puede criopreservar embriones, criopresrvar ovocitos, estudio genético embrionario.

Inyección Intracitoplasmática

Conocida por sus iniciales, la Inyección Intracitoplasmática (ICSI) es una técnica de reproducción asistida comprendida en el tratamiento de Fecundación in Vitro (FIV). En el campo de la medicina reproductiva, ha permitido por años conseguir con éxito embarazo en parejas diagnosticadas con problemas masculinos severos, ya sea en cuanto a la movilidad, cantidad o morfología de los espermatozoides, entre otros factores.

Para llevarla a cabo, el hombre debe aportar una muestra de semen o realizarse una biopsia testicular- en caso de ser necesario-, para extraer y seleccionar los mejores espermios. Una vez escogidos, se colocan dentro de una minúscula pipeta y son inyectados directamente dentro de los óvulos. De esta manera, se facilita al máximo la fecundación. Los embriones obtenidos de esa unión se desarrollarán durante 3 a 5 días en el laboratorio, antes de ser transferidos al útero materno.

Espermiograma

En la vida de pareja resulta sensato puntualizar que, si se tiene el deseo de ser padres, ambos tienen que acudir a una cita con un profesional de la fertilidad. Es decir, se disuelve ese mito de que sólo las mujeres deben cumplir con una revisión médica o un tratamiento para lograr un embarazo, en el caso de necesitarlo. Desde el año 2007 IVI Santiago es pionero en Medicina Reproductiva dejando a disposición las mejores técnicas y procedimientos tanto para la mujer como para el hombre. En este sentido, una de las recomendaciones para ellos es que se realicen a un espermiograma.

Ante el mar de dudas que este término pueda generar, es válido aclarar ciertos aspectos. Lo primero: el espermiograma también conocido como seminograma, consiste en un análisis del semen que se practica con la finalidad de estudiar el potencial de la fertilidad masculina en función del volumen, del PH del semen, del número, de la forma y de la movilidad de los espermatozoides. En palabras más concretas, esta prueba diagnóstica evalúa la calidad del semen para determinar si en el varón existe un problema de infertilidad.

Ahora bien ¿a quién se le solicita el espermiograma? Este examen médico suele ser solicitado en aquellos hombres que planean ser padres y requieren de una evaluación de fertilidad. O bien que manifiestan varicocele o cáncer –específicamente si sus testículos han pasado por quimioterapia– pues su producción de espermatozoides puede verse limitada.

En esta exploración física general, el médico tratante también le realizará una serie de preguntas al paciente para conocer más de su estado de salud como las enfermedades importantes, factores de riesgo, lugar de trabajo, estilo de vida, actividad sexual y hasta los síntomas urinarios. Y, de acuerdo con los resultados que arroje el examen médico, se seleccionará el tratamiento de fertilidad adecuado para atender cualquier anormalidad

Fragmantación de ADN Masculino

La integridad del ADN espermático es una importante característica para tener una descendencia saludable. Esta revisión informa el origen de la fragmentación del ADN espermático, las metodologías disponibles para su evaluación y su repercusión en la reproducción. La principal causa de fragmentación del ADN espermático radica en la inadecuada compactación de la cromatina nuclear que, a su vez, lo hace más susceptible al daño por estrés oxidativo. Si bien existe correlación entre las diversas técnicas para evaluar la fragmentación del ADN espermático, puede observarse gran variabilidad en los puntos de corte para distinguir o clasificar a los hombres fértiles de los infértiles. El mayor efecto de la fragmentación del ADN espermático se observa en la tasa de abortos, donde existe una asociación positiva. Por tanto, el análisis de la fragmentación del ADN espermático debe aplicarse como parte integral de la evaluación de la infertilidad masculina.